es  |  ca  |  en

Busca por fecha

Busca por categoría

11 Mayo 2015

Los rosados están de moda

Después de muchos años postergados, los vinos rosados, que han sido considerados durante mucho tiempo el hermano pobre de los vinos tintos, empiezan a situarse en el lugar que se merecen. Entre otras cosas porque se ha entendido que unos y otros juegan en ligas distintas. En otros países, como  Francia, Holanda y los Estados Unidos, ya hace tiempo que se los valora, pero aquí hace tan solo unos cinco años que han empezado a coger notoriedad.

 

 

 

 

El vino rosado es, generalmente, un vino de temporada, un vino para disfrutarlo ahora que llega el buen tiempo, un vino fresco y ligero para tomar de aparitivo, en una terraza haciendo unas tapas o una paella cerca del mar. Es una buena alternativa a los vinos tintos durante la época estival. No tiene tanto grado alcohólico y es más fácil  de beber, y en una época en que el consumo de vino está perdiendo adeptos, es una gran opción para los consumidores que se introducen en este mundo, a parte que, en general, resultan más económicos. 

 

Pero, no nos equivoquemos, cuando decimos que los rosado son vinos fáciles de beber o más económicos no queremos decir que sean menos buenos o que su calidad sea inferior. Simplemente no se pueden poner en el mismo saco que los vinos tintos, con quien normalmente se los equipara. Unos y otros son para tomar en momentos diferentes, acompañando comidas diferentes. 

 

Lo que diferencía un vino rosado de un vino tinto es, de entrada, el color. Para hacer rosados y tintos se deja macerar la piel de la uva tinta con el mosto. La principal diferencia es el tiempo de maceración de estas pieles, que en los rosados es de unas horas y en los tintos de días, hecho que explica el color rosado en contraposición a los rojos más subidos de tono. Pero las pieles no aportan sólo color, también taninos y aromas. De aquí que los vinos tintos resulten más astringentes y los rosados pasen mejor.  

 

Actualmente hay dos claras tendencias, en el mundo de los rosados. De un lado hay los rosados más pálidos y asalmonados, que ejemplifican muy bien los rosados de La Provenza, y de otro lado hay los rosados con un rojo más subido de tono,  muy típicos en la zona de Navarra. En nuestra bodega podéis encontrar uno de cada estilo: el Coralí, de color salmón y con pinzeladas silvestres y de melocotón maduro, y el Lledoner, en el cual la presencia de grosellas y fresas no es sólo una cuestión visual. 

 

Desacomplejaros y sumergiros en el apasionante mundo de los rosados, os sorprenderán! 

 

 

 

Comparte
Añadir comentario

captcha
×
Volver arriba