es  |  ca  |  en

Busca por fecha

Busca por categoría

16 Septiembre 2015 | Empordà, Ampurdán | Eventos

Resaca de la 31a Muestra del Vino del Empordà

Ahora que ya han pasado unos días y nos hemos recuperado del esfuerzo vínico de la 31a Muestra del Vino del Empordà, nos gustaría compartir con todos vosotros un breve resumen de cómo la vivimos.

 

Aunque el disparo de salida oficial lo dio el viernes por la tarda el chef Paco Pérez, del estrellado restaurante Miramar de Llançà (reverencia), nosotros, como el resto de bodegas y comercios que participaban en la muestra, ya desde el jueves por la tarde nos encontrábamos detrás de la barra del stand de la Rambla. Todos bien alineados, con las botellas en fresco y con muchas ganas de explicarnos. Una vez situados, perdimos la noción del tiempo, ya que nos vimos inmersos en una vorágine de actividades vinícolas que ni el mismo dios Baco se hubiera imaginado en el mejor de sus sueños.

 

Más de 10.000 personas ansiosas de probar los vinos elaborados en las bodegas del Empordà discurrieron por el paseo más emblemático de Figueres durante cuatro días. En total se vendieron unos 7.000 tiques. Aunque nos encontramos con todo tipo de pillería en el intercambio tique-vino, la gran mayoría de sabidillos y aficionados al néctar divino fueron de lo más entusiastas y ni tan siquiera se encogieron por las inclemencias meteorológicas de los dos primeros días. 

 

 

Ya os avisamos que este año veníamos cargados de novedades y, si pasasteis por la Rambla, seguro que no os pasaron inadvertidas. Nuestra fijación es explicar de dónde salen nuestros vinos, la importancia que tiene el conglomerado de elementos que dan como resultado un vino u otro, y también que cuando estos elementos se equilibran entre ellos, cuando establecen sinergias, dan un resultado pasmoso. Queríamos enseñar que nuestros vinos salen de suelos de granito y pizarra, que nuestras cepas, como nosotros, están tocadas por la tramontana, pero no como mera información de contraetiqueta, queríamos que quedara en la retina de la gente, porque, como ya hemos dicho, para nosotros es importante. Y he aquí que cogimos una radial y plantamos una sección de viña en medio de la Rambla, porque, ya lo dicen, vale más una imagen que mil palabras. No sabemos si el concepto quedó claro, nos parece que sí, pero lo que sí que es seguro es que, sin esperarlo, nos convertimos en uno de los “photocall” de la Muestra (a partir de ahora “viñacall”).

 

 

Pero las novedades no fueron tan solo a nivel de decoración. En la línea de la misma Muestra, que desde hace ya un tiempo ha dado un giro para ir más allá del simplemente tomarse una copa de vino, decidimos contribuir a ampliar la oferta de actividades intentando hacer un poco de pedagogía, con el vino de protagonista, obviamente. El sábado por la tarde convocamos los más pequeños para que nos ayudaran a pisar las uvas y a sacar el mosto, y de esta manera pudimos explicar el proceso de elaboración del vino. Los niños se lo pasaron bomba estrujando las uvas con manos y pies, y la verdad es que la recompensa no tenía precio: probar un mosto con un apariencia más que dudosa pero dulce como la miel!

 

 

 

Las actividades siguieron una detrás de otra: minicatas de vinos de granito vs. vinos de pizarra, una cata guiada de Anna Espelt en el espacio DO que resultó de lo más enriquecedor, y el domingo al mediodía quisimos ofrecer un vermut especial para los más atrevidos y elaboramos un cóctel a base de nuestra garnacha dulce y cava (además de algún que otro ingrediente secreto), que bautizamos con el nombre de Tòria. De colofón, decidimos recuperar una antigua receta: el mítico pan con vino y azúcar! Los que habíais comido de pequeños, entre copa y copa pudisteis recordarlo, y los que no conocíais esta curiosa combinación o sólo habíais oído hablar de ella, pudisteis probarla.

 

           

 

La verdad es que estamos muy satisfechos de cómo ha ido esta Muestra, y no os engañamos si os decimos que no podemos parar de cavilar y que ya estamos pensando en más cosas para la próxima. Eso sí, tendréis que esperar que acabe la vendimia, la poda, que broten las cepas y recomience el ciclo. Hasta el año que viene!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte
Añadir comentario

captcha
×
Volver arriba