es  |  ca  |  en

Busca por fecha

Busca por categoría

18 Diciembre 2015

2015: ¿La cosecha perfecta?

Ya tenemos aquí los vinos del 2015. Pero ¿cómo ha sido la vendimia? El verano comenzó muy cálido y nos hacía temernos lo peor, pero al final hemos tenido una cosecha memorable.

 

 

Temperaturas

En general 2015 ha sido un año caluroso. Días y días de temperaturas altas en junio ​​y julio nos hicieron pensar que estaríamos como en 2010 o incluso como en 2003, y llegamos a creer que nos tocaría vendimiar antes de tiempo. Pero algunas lloviznas a finales de julio y unas temperaturas algo más frías en agosto ralentizaron la maduración de la uva. Finalmente, cosechamos las variedades blancas antes de tiempo, pero los niveles de maduración se estabilizaron a finales de agosto, justo a tiempo para las variedades tintas. Y desde aquel momento la vendimia continuó como siempre hasta finales de septiembre.

 

Lluvia

Aunque no lo parezca, ha sido un año con lluvias por sobre la media, a pesar de la seca primavera y el cálido comienzo del verano. Que la temporada de maduración de la viña haya sido seca ha mantenido a raya a los hongos y ha hecho aumentar la concentración aromática. Las condiciones han sido perfectas para los viñedos de cultivo ecológico, que ya son el 35% de las que tenemos (y esperaros!).

 

Y otras historias...

Y al final, la Tramontana sopló con mucha fuerza en invierno y primavera, con un episodio especialmente violento durante mayo, momento en que llegó a romper algunos brotes tiernos. La vendimia comenzó el 10 de agosto y terminó el 28 de septiembre, con la cosecha de las últimas cepas de Mas Marès, dentro del Parque Natural de Cap de Creus. En términos generales, se ha tratado de una cosecha larga y tranquila, y eso nos ha ayudado mucho con el trabajo de la bodega y las diferentes viñas, porque nos ha permitido prestar atención a los detalles.

 

Y por último, ¡los vinos!

Por suerte hemos podido trabajar sin problemas en la bodega y esto nos ha dado el tipo de vinos que nos gusta hacer: con un grado alcohólico moderado; blancos vibrantes y agradables, y rosados ​​con personalidad. En ambos casos hemos alcanzado unos niveles de frescura que los vuelven de lo más sexy. Los tintos muestran una destacable elegancia: con marcados aromas de fruta roja, combinada con sotobosque y especias. Poderosos, pero al mismo tiempo muy disfrutables. Seguimos trabajando para hacer vinos como nos gustan: complejos y de buen beber.

 

 

 

Comparte
Añadir comentario

captcha
×
Volver arriba