es  |  ca  |  en

Busca por fecha

Busca por categoría

26 Abril | Maridajes

Recetas de la abuela V: Tripas de bacalao y Lledoner Roig

Unas cuantas cepas de esta variedad de garnacha gris crecían esparcidos entre viñas viejas de cariñena. Decidimos vendimiar por separado para hacer un vino tan especial como las rarezas que pasan desapercibidas si no eres capaz de observar la vida que se forma de pequeños detalles maravillosos cada día. Un poco como nos pasa estos días, en que el ritmo es más lento y nos fijamos en cosas especiales: las golondrinas que se oyen desde la ventana, las tardes que se alargan, la ropa limpia recién lavada al sol, el azahar que ahora estalla y que, si tenemos suerte y tenemos uno cerca, podremos oler. Todo esto está dentro también del Lledoner Roig, un vino que se hace querer y que nos invita a regalarle platos de pescado al horno, hinojo y aromas de primavera.

La receta elegida es las tripas de bacalao de Josep Sancho (@josepsancho), un plato tan original como el mismo Lledoner Roig.


Ingredientes:


Entre 800 gramos y 1 kilo de tripas de bacalao
4 patatas grandes
tomate triturado (fresca o de bote)
2 cebollas
4 dientes de ajo
1 pimiento rojo
1 cayena
1 vasito de vino blanco o coñac
maizena
sal, pimienta negra, pimentón dulce, aceite y perejil


Procedimiento:


Lo primero que hay que hacer es preparar las tripas, que venden saladas. Se ponen en remojo 24 horas, sin cambiar el agua y se guarda en la nevera. Pasado este tiempo, se les quita la piel negra que tienen por encima y se escaldan 5 minutos. Se cortan en tiras anchas.

Se comienza con un sofrito de ajos y cebolla. Se añade el pimiento rojo cortado en cuadraditos pequeños. Una vez ya está bien confitado, fuera del fuego, se tira una cucharada de pimentón dulce, se espera que coja un poco de calor y se vuelve al fuego. Enseguida, sin esperar, se tira el vino blanco o el coñac. Se deja evaporar el alcohol y ya se puede poner el tomate (comprobar que no tenga mucha acidez, que se puede corregir con un poco de azúcar). Se añade sal y pimienta al gusto.

Se añaden las tripas y las patatas desgajadas, se añade un poco de agua (o caldo de pescado), lo suficiente para cocer las patatas. Se cuece todo junto el tiempo que necesiten las patatas, entre veinte minutos y media hora. Se rectifica de sal y pimienta, si hace falta (cuidado con la sal, que como la tripa ya lleva, quizá no sea necesario). Al final, se añade la cayena (si se quiere más picante, se puede poner al terminar el sofrito) y si se quiere ligar aún más la salsa se puede añadir un poco de maicena, entre las patatas y la gelatina de la tripa ya liga la salsa, pero si se quiere un poco más espesa, esta es una buena opción. Se pone el perejil y ya se puede servir.

 

 

Comparte
Añadir comentario
×
Volver arriba