brunyols de l'Empordà

Los “brunyols de l’Empordà” de Ca la Rosor

Los brunyols son la tradición más dulce de la Cuaresma en el Empordà. Nos colamos a Ca la Rosor, en Vilajuïga, para conocer su receta.

Ca la Rosor, Vilajuïga

Historia y técnica de una recepta

Cuando llega Carnaval, Rosor, la dueña de la tienda más emblemática de Vilajuïga y centro neurálgico de todas las noticias del pueblo, ya empieza a preparar todos los utensilios e ingredientes y, sobre todo, a cargarse de energía, ya que llega la época de los “brunyols”, unos buñuelos dulces típicos del Empordà.

Hasta Semana Santa, cada fin de semana podéis encontrar “brunyols” en su tienda de comestibles; y, durante la recta final, los días festivos, cada día. Por estas fechas se pone en marcha todo un engranaje que hace que muchos hogares disfruten de estos fantásticos dulces.

Al mediodía, cuando cierran la tienda, empieza la actividad “brunyolera” en la trastienda. Rosor es la encargada de hacer la masa, pero a la hora de freír los “brunyols” forma equipo con otras mujeres, como su hermana Glòria, y todas trebajan en cadena. Una les da forma, otra los fríe y la tercera los reboza con azúcar. 

Somos muchos los que esperamos como el santo advenimiento la Cuaresma sólo por los “brunyols”, y precisamente pensando en todos aquellos a quien también os apetece coméroslos el resto del año, hemos querido compartir aquí la receta que sigue Rosor hace más de cuarenta años, desde que cogió el relieve a su abuela. Una receta que ha ido mejorando con el tiempo hasta llegar a la versión que os exponemos a continuación.

Receta de brunyols de Ca la Rosor

Ingredientes:

  • 2 kg de harina
  • 1 kg de limones
  • 1 tubo de esencia de vainilla
  • 120 g de anís en grano
  • 50 g de anís en polvo
  • 10 huevos
  • ½ kg de azúcar
  • sal
  • 100 g de levadura de París (de panadería)
  • ¾ l de agua
  • 100 g de mantequilla
  • 50 g de grasa de cerdo (opcional)
  • 1 vaso de anís

Elaboración:

La calve es pastar la masa con las manos mucho rato.
  1. Para empezar, rallamos los limones y ponemos en un recipiente el anís en polvo, el azúcar, la vainilla, la sal y la ralladura de limón.
  2. Paralelamente, hacemos hervir el anís en grano con el agua. Cuando ya ha hervido un rato, se filtra y se añade la infusión resultante, junto con la mantequilla, a los primeros ingredientes que hemos mezclado. A continuación, añadimos el anís (líquido).
  3. Batimos los huevos en otro recipiente y los añadimos a la mezcla inicial vigilando que no esté demasiado caliente, ya que los huevos se podrían cocer.
  4. A continuación, añadimos la levadura de París, que previamente habremos deshecho con agua fría.
  5. Es en este momento que iremos añadiendo la harina poco a poco. Se tiene que ir trabajando la mezcla con las manos hasta que consigamos una masa compacta, como si hiciésemos pan. Cuando ya está, añadimos un poco de aceite alrededor del recipiente para que la masa se despegue y coja una forma redonda.
  6. Dejaremos reposar la masa un par de horas.
  7. Cuando la masa haya subido, es el momento de hacer los “brunyols” (dándoles una forma redonda y procurando que en el centro haya menos masa) y freírlos en una cazuela llena de aceite caliente.
  8. Para acabar, una vez hemos dejado escurrir el aceite, azucararemos los “brunyols” y los dejaremos enfriar.

Ya sólo queda disfrutar de estos fantásticos “Brunyols de l’Empordà” acompañados de una buena garnacha o moscatel como los que podéis encontrar en nuestra bodega!

Como podéis comprovar, Rosor tiene una gran destreza a la hora de hacer los “brunyols”! Si es la primera vez que probaís de hacerlos, no os desaniméis si no os salen con tanta facilidad, es cuestión de práctica. Mientras hacía los “brunyols”, Rosor nos comentó que le faltaba poco para jubilarse. Con este post queremos colaborar a mantener vivo este gran legado!

Posts relacionados

Deja un comentario